+34 630 288 240

dehesamilagro@gmail.com

LA CRÍA ESPAÑOLA

El purasangre es una raza única y no se puede criar de forma independiente en un país de otro y ni siquiera en un continente de otro, por lo tanto solo detalles muy secundarios y frecuentemente legislativos pueden diferenciar su cría por países o regiones (Normandía, Galicia, Kentucky, California)

Las carreras y la aficiones de los países si son más propias de cada país, y el turf irlandés se alegra y se enorgullece cuando los caballos IRE triunfan en UK, los franceses están felices que gane el Derby de Epsom un FR y los japoneses acuden a Longchamp con la esperanza de ganar el Arco. En ese sentido está claro que la cría hace afición.

A los espectadores les gusta que los caballos que compiten habitualmente en su país, sean o no sean SPA triunfen en el país vecino y les gusta ver correr a los hijos de las yeguas que un día les dieron la gloria de acertar una apuesta o de las yeguas que ellos acertaron a saber que iban a ser buenas con nada más que verlas. Para los propietarios que voy a decir, no hace falta explicar cómo se colma su afición corriendo con el hijo de su campeona.

La afición española se estimula viendo correr a los caballos que tienen motivo para hacerles suyos y nos hace falta hacer crecer el número de los aficionados españoles, (la calidad y lealtad de nuestra afición es casi imposible de mejorar). Criar con los caballos que han competido en España es necesario para el crecimiento del turf español.

Hoy por hoy criar con las buenas yeguas que han corrido en España (con los machos apenas es planteable) es más importante para el turf español que este para la cría. Una yegua que solo competido en España, aunque haya ganado, el turf español de hoy no confiere prestigio en una subasta internacional.


·  Los propietarios españoles prefieren comprar yearlings en las subastas extranjeras por motivos que ya he expuesto y entre ellos está el de valorar poco la calidad de la cría española. El factor calidad es esencial pues solo el caballo bueno de dinero y crea afición.

·  Los propietarios españoles que quieren criar con sus yeguas que compitieron en España prefieren hacerlo en Francia por la prima a la cría nacional en ese país.

·  El tiempo que nos puede llevar conseguir un mercado nacional suficiente es demasiado para que los planteamientos comerciales de cría sobrevivan.

·  Los que aspiramos a criar con un nivel medio / medio alto en Europa y no estemos situados en las islas británicas tenemos que mandar nuestras yeguas a los sementales que hacen la monta allí.

·  Para visitar un semental el coste de viajar y el número de días a pensión de nuestras yeguas en el extranjero es superior al de nuestra competencia internacional en GB; IRE y FR.



·  La cría que queramos destinar para competir en España debe tener la misma calidad media que los propietarios españoles compran en el extranjero. Hay que acabar con el antiguo "esto vale para España " Esta necesidad de igualar la calidad de nuestra cría a la calidad internacional invalida el camino de incentivar a nuestra cría con las carreras reservadas para nacionales pues equivalen a reconocer que la cría SPA es y no puede ser de otra manera que de 2ª división y eso no vale para crear afición.

·  Si igualamos la calidad de nuestra dría con el nivel medio internacional tendremos opción de vender en él.

·  Mientras el mercado nacional tarda en adquirir la dimensión necesaria no debemos condenar la cría en España a que se pueda hacer solo por los aficionados que no tienen la limitación de cuidar una cuenta de resultados. Tenemos que facilitar el acceso inmediato de la cría empresarial española a los mercados internacionales.

·  La mejor ayuda que podemos recibir para facilitar resultados difíciles de conseguir es una prima para el propietario y el criador que incremente los ingresos en carreras de nuestros caballos en la misma manera que la tienen los franceses. Ellos la tienen limitada a su mercado nosotros la necesitamos para todo el mercado internacional de la C. E. o por lo menos la necesitamos para el mercado nuestro y para el francés ya que su injusta autoprotección dentro de la CE nos hace vender en él con importante desventaja.

· La financiación para estas primas podría salir, en parte, de aquellas carreras reservadas a nacionales que no aportan nada a la mejora de nuestra cría salvo el GP Nacional o las Copas de Criadores.

· La inseminación artificial y las ayudas nacionales
Una vez superado por el ADN el problema de saber quién es el padre de quién solamente pueden oponerse a la admisión de la inseminación artificial la razón de no llevar la raza a una consanguinidad excesiva y también dos razones de orden económico, la 1ª Trastocar en el valor de los sementales y por lo tanto en la forma de financiarse la industria y la 2ª La desaparición de ingresos por pensiones en UK e Irlanda.


Los ingleses e irlandeses reciben anualmente yeguas de toda Europa para cubrirse ¿A cuánto ascienden esas pensiones que esas yeguas dejan en las islas? Me es difícil calcularlo pero las estimo mínimamente del orden de 20 m de euros.

Si pactásemos un tope de 150 cartas de cubrición por semental tendríamos solución a dos de los tres problemas, 1º la consanguinidad sería la misma que la actual, y 2º el precio tampoco tendría razones para grandes cambios. Todo quedaría reducido a un buen sistema de control de las inseminaciones y sus resultados (que no es poco, pero es posible) y nos queda como única razón para no aceptar la inseminación por parte de los propietarios de los sementales las pérdidas por pensiones.

El que las islas defiendan sus 20 m de pensiones es evidentemente una ayuda a su cría, ¿A cuántos millones ascienden las ayudas francesas a sus criadores? Esto justifica plenamente que España prime a su cría cuando compita en la C.E.
O todos con ayudas o ninguno, pero si no se permite la inseminación artificial que significa una ayuda para los criadoras de las Islas y Francia continúa con su política proteccionista, por favor que se nos ayude a los criadores españoles a competir en el mercado internacional ya que el nacional no es suficiente para vivir.

Solo dos apuntes para acabar, los beneficios de estas ayudas serían inmediatos porque supone el acceso a unos mercados que ya existen y en segundo lugar, señalar que su cuantía no debería representar un aumento significativo del presupuesto que se emplea actualmente en financiar las carreras "gueto" para nacionales que no promocionan la calidad necesaria para nuestra cría.

Serian ayudas provisionales, transitorias hasta que crezca suficientemente el mercado español (no va por ese camino y todavía a peor en estos últimos años, a pesar de los comienzos de la superación de la crisis de 2007) hasta que se apruebe la inseminación artificial o se termine el proteccionismo del que goza la cría francesa y se igualen los impuestos sobre beneficios en las empresas irlandesas.


Por Felipe Hinojosa

REFLEXIONES ACERCA DE LA SITUACIÓN ACTUAL DEL TURF...

Dirección de la oficina: Dehesa de San Juan s/n 31320 - Milagro, Navarra - ESPAÑA - Teléfono: (+34) 948 110 070 - E-mail: dehesamilagro@gmail.com

©2018 Dehesa de Milagro. Todos los Derechos Reservados.